viernes, 29 de abril de 2016

Celebrada la charla 'La salud en las mujeres cuidadoras'

ECI / ILLESCAS COMUNICACIÓN. A la cita acudió un grupo de 18 mujeres de nuestro municipio.

charla igualdad illescas


En la tarde de ayer, tuvo lugar la charla organizada por el Centro de la Mujer bajo el título “La salud en las mujeres cuidadoras: Aprender a escuchar nuestro cuerpo” con el objetivo de visibilizar la situación real que tantas mujeres cuidadoras vivimos y el impacto en su salud emocional y física. La charla corrió a cargo de Belén Amores Vera, psicóloga experta en género y colaboradora habitual del centro. A la cita acudió un grupo de 18 mujeres de nuestro municipio.

El rol de cuidadora se caracteriza por una limitación de intereses (no tener tiempo de cuidarse o para sí misma) que se une, en muchos casos, al rol de ama de casa. Así, sus efectos desfavorables para la salud y la calidad de vida de estas personas aumentan.
El interés de un enfoque de género es claro: su elevada feminización, tarea que supone el desempeño de un rol tradicional, merma la participación social y autonomía de las cuidadoras, relaciones interpersonales que se complican; además, se plantea el deber moral hacia los demás frente a la necesidad de gobernar la propia vida, el escaso valor social del cuidado (más trabajo no remunerado) y la falta de reconocimiento y apoyo social a esta labor.

Las consecuencias de la prestación de ayuda en las personas cuidadoras se ponen de manifiesto en numerosos estudios. Según la encuesta del CIS la percepción de las cuidadoras es la siguiente: se reduce el tiempo de ocio (64%), cansancio (51%), no tener vacaciones (48%), no frecuentar amigos (39%), sentirse deprimido (32%), deterioro de la salud (28,7%), no poder trabajar fuera (27%), limitación de tiempo para cuidar a otros (26,4%), no disponer de tiempo para cuidar de sí mismos (23%), problemas económicos (21%), reducción de su jornada de trabajo (12%) y dejar de trabajar (12%).
Por todo lo dicho, se debe seguir trabajando para sensibilizar a la sociedad y a las instituciones sobre las demandas reales de las mujeres cuidadoras, para mejorar su calidad de vida.