jueves, 5 de mayo de 2016

Desarticulado un grupo organizado dedicado a la comisión de robos con fuerza en viviendas de Toledo y provincia

ECI. Han sido arrestadas once personas que formaban parte de la organización criminal responsable de numerosos robos con fuerza perpetrados en viviendas unifamiliares de Toledo capital y provincia.

pate de ls armas incautadas durante la operacion


Los detenidos contaban con un potente inhibidor de frecuencias para inutilizar alarmas y accedían mediante escalo al interior de los inmuebles con el objetivo de sustraer joyas u otros efectos de valor 

Se han realizado once registros -diez en domicilios y otro en un establecimiento de compra venta de metales ubicado en Toledo, destino habitual de las joyas sustraídas-, en los que los agentes se han incautado de numerosas joyas, veinte armas largas, dos armas cortas y dinero en metálico 

Gracias a los efectos intervenidos se han podido esclarecer un total de veinticinco robos con fuerza

Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han desarticulado en una operación conjunta un grupo criminal dedicado a la comisión de robos con fuerza en viviendas unifamiliares de Toledo y provincia. Durante el operativo se ha detenido a once de sus integrantes -(entre ellos el máximo cabecilla) y se han realizado once registros en los que fueron intervenidas numerosas joyas y efectos que han permitido esclarecer un total de veinticinco robos con fuerza.

Las investigaciones comenzaron a raíz de que, a mediados de 2015, se produjeran varios robos en la Urbanización "Casa de Campo" de Toledo. Las primeras pesquisas permitieron constatar la existencia de un grupo organizado detrás de estos hechos, así como identificar a su principal cabecilla, un hombre de nacionalidad española que sería el responsable de planificar los hechos y de concertar citas con otros individuos para perpetrar los robos o bien para vender los efectos sustraídos.

Igualmente, las primeras gestiones arrojaron nuevos datos respecto al ámbito de actuación de este grupo criminal, cuya actividad sería más intensa en otras localidades cercanas a la capital castellano-manchega, por lo que la investigación continuó conjuntamente con la Guardia Civil.

Inhibidor de frecuencias y acceso mediante escalo

Los integrantes de este grupo, altamente especializados, se valían de un inhibidor de frecuencias de gran calidad para cometer los robos, accediendo a los inmuebles fracturando puertas o ventanas, previo escalo de los muros o vallas perimetrales, sustrayendo joyas, dinero así como efectos variados que pudieran ser vendidos posteriormente para obtener un rendimiento económico.

Una vez identificados todos los miembros del grupo, el pasado 17 de febrero y, de forma conjunta y coordinada, agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil realizaron nueve registros domiciliarios repartidos entre la capital y las localidades de Olías del Rey, Cabañas de la Sagra y Añover de Tajo, deteniendo al principal responsable y a siete de sus colaboradores. Poco después, se llevaron a cabo otros dos nuevos registros en Toledo, uno de ellos en un establecimiento de compraventa de oro de en el cual se vendían las joyas sustraídas y el segundo en una finca. Entre los efectos intervenidos destacan un potente inhibidor de frecuencias usado en los robos, numerosas joyas, más de 10.000 euros en efectivo, cerca de 60.000 dirhams, veinte armas largas, dos armas cortas y electrodomésticos diversos. En una segunda fase de la operación que tuvo lugar el 15 de marzo, se practicaron tres nuevas detenciones.

Gracias a las investigaciones previas y a las gestiones realizadas con las joyas y efectos intervenidos en los registros, se han podido esclarecer e imputar a los detenidos un total de veinticinco robos con fuerza.

La operación ha sido desarrollada de forma conjunta por agentes del Grupo-II de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Comisaría Provincial del Cuerpo Nacional de Policía en Toledo y agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Toledo, habiéndose contado también con la colaboración de la U.P.R. de la Brigada provincial de seguridad ciudadana de la Policía Nacional en Toledo y los G.R.S. de la Guardia Civil con sede en Valdemoro (Madrid).