jueves, 26 de mayo de 2016

Julián Saudi, el concejal de Illescas denunciado asegura que nunca ha prohibido la entrada al local municipal a su ex-compañero de grupo, Diego Gallardo.

ECI. El portavoz y socio de gobierno en Illescas fue denunciado por Diego Gallardo por los presuntos delitos de “prevaricación administrativa y usurpación de un local municipal”.

Ayuntamiento viejo de Illescas


Julián Saudí afirma que el denunciante que aseguró no haber podido acceder a la sede municipal en el antiguo ayuntamiento tras haber sido cambiada la cerradura nunca se puso en contacto con él para solicitarle las llaves del local, mientras que Gallardo afirma que lo trato de hacer por diferentes vías y que fue la respuesta a un correo electrónico en la que se le negaban las llaves, lo que motivó la denuncia. 

Según Saudí Gallardo solicitó las llaves “a quien le había parecido”, pero  que nunca se personó en su despacho del ayuntamiento para solictarlas. Las llaves se cambiaron en el mes de diciembre y desde entonces el local no había sido reclamado para su uso. Saudí reconoce la existencia del correo electrónico en las que su ex-compañero de grupo, desposeído de funciones desde enero por el alcalde,  le reclamaba el acceso al local con  exigencias. “ Sr. Gallardo, usted no puede exigir nada, yo no atiendo exigencias y menos de usted, por su comportamiento tan extraño”, asegura Saudí que fue la respuesta a Gallardo. 
“En ningún caso se le negado la llave, pero él por su cuenta y riesgo hizo otras copias sin comunicarlo. Doy mi palabra de de hombre que nunca he dicho yo que el local pertenezca a mi uso y disfrute”, asegura Saudí para defenderse de las acusaciones, hoy denuncia, de Gallardo.

El socio del gobierno local de Illescas dijo que acudirá a los juzgados para resolver este asunto. Saudí asegura que es mentira que haya una campaña de acoso y derribo contra Gallardo. “este señor se está haciendo ahora el mártir y no sabe ni por donde se anda”, dijo y recordó la rueda de prensa junto a PODEMOS, lo que suscitó en el mes de enero que fuera apartado del gobierno local del que era socio.

Julian Saudí se considera responsable de la sede de la polémica, razón por la cual cambió las cerraduras, por seguridad.