lunes, 20 de junio de 2016

La Guardia Civil detiene a 14 integrantes de una red dedicada al robo con violencia en viviendas y a personas de avanzada edad. IMAGENES

ECI. Para intimidar a sus víctimas utilizaban armas de fuego simuladas, armas blancas de grandes dimensiones y objetos contundentes. Actuaban en las provincia de Toledo, Cáceres y Ciudad Real


Un momento de la detencion practicada por la Guardia Civil


La Guardia Civil, en el marco de la Operación “BOMBILLAZO”, ha detenido a los 14 integrantes de una red (13 hombres y 1 mujer) por la comisión de 69 robos en viviendas, establecimientos comerciales, así como a viandantes en las provincias de Toledo, Cáceres y Ciudad Real. Se les imputa los delitos contra el patrimonio, robo con violencia e intimidación, de hurto, usurpación ilegal de vivienda, quebrantamiento de condena, atentado contra la autoridad y pertenencia a grupo criminal.

Se han practicado 12 registros en viviendas de las localidades toledanas de Gerindote (5), Torrijos (3), Noves (2), Carmena y Carpio de Tajo, en los que se incautaron armas de fuego simuladas, cuchillos de grandes dimensiones, prendas de vestir y herramientas utilizadas por los delincuentes para cometer sus ilícitos. Igualmente se han recuperado dos vehículos, joyas, relojería, material audiovisual, equipos informáticos, telefonía. 

Cabe destacar que los ahora detenidos no superan los 25 años de edad pero que tienen un amplio historial delictivo que suma 113 detenciones por 453 hechos delictivos.

La operación se inició tras detectar en la localidad toledana de Torrijos y las poblaciones de la comarca, numerosos robos en el interior de viviendas, en algunos casos habitadas, lo que creó una gran alarma social en la zona.

La Guardia Civil llevaron a cabo diferentes indagaciones que les permitieron localizar a un grupo criminal formado por  hombres jóvenes perfectamente organizados, residentes en la comarca que contaban puntualmente con el apoyo de sus parejas sentimentales, y que estructuralmente se habían establecido en dos núcleos o bases operativas claramente identificadas, una en la localidad de Gerindote y otra en Torrijos. 

Estudiaban minuciosamente a sus objetivos antes de actuar

Los delitos que cometían estaban previamente estudiados, así como su forma de ejecución. Principalmente, cometían los robos en viviendas habitadas o establecimientos comerciales en horario aproximado de 16 a 22 horas. Estos delincuentes conocían perfectamente a sus víctimas y estaban al tanto de sus circunstancias personales.  

Cuchillo de grandes dimensiones incautado a los detenidos

Imágenes de parte del material incautado por la Guardia Civil

Una de las armas simuladas incautadas por la Guardia Civil