martes, 6 de septiembre de 2016

Los niños, refugiados saharauis, regresan al desierto. IMÁGENES Y VIDEOS

ECI. Los niños saharauis , pertenecientes al grupo de la asociación de Esquivias-La Sagra, regresaron ayer a los campos de refugiados en el desierto argelino

Alcaldesa de Esquivias y presidenta de la asociación en el Autobus, momentos antes de la partida


La conclusión de la campaña solidaria, Vacaciones en Paz, que cada año rescata a miles de niños del desierto para pasar el verano entre familias españolas, llegó a su fin con el retorno de los niños a sus “casas” en los campos de refugiados del desierto argelino, próximo a la ciudad de Tindouf. EL regreso se produce justo en el momento en el que la última escalada de presión militar de Marruecos hacia el pueblo saharaui se intensifica en el sur de los territorios liberados y amenaza con el rebrote del conflicto militar, de la guerra.

DESPEDIDA
Decenas de familias españolas despidieron a “sus niños” en el inicio del largo viaje que les regresa al desierto. El autobús con los 25 menores saharauis que han pasado  el verano en diferentes localidades de La Sagra (Illescas, Esquivias, Borox, ….) partió de la localidad de Esquivias a las 11 de la mañana, haciendo escalas en varios puntos de Castilla la Mancha antes de llegar al aeropuerto de Alicante, desde donde partieron hacia los campos de refugiados. 

El viaje se produjo entre la emoción de los menores por el regreso y el deseo de reencuentro con sus familiares y amigos, y la pena de unos y otros por la despedida. En muchos casos es la última ocasión en la que los niños han estado en España, debido a las características del programa y las edades de los menores. En otros las familias esperan el regreso de los niños el año que viene.

Los menores, quienes fueron despedidos por la alcaldesa de Esquivias, fueron acompañados por una representación de miembros de la Asociación de amigos del Pueblo Saharaui de Esquivias, quienes ayudaron en la organización del viaje y el transporte del equipaje de los pequeños. 

La salida del avión hasta la ciudad argelina de Tindouf, próxima a los campos de refugiados, se produjo a las 22 horas, aunque muchos de los pequeños no llegaron a sus respectivos campamentos hasta la mañana del martes, debido a la distancia y las dificultades con el transporte.